Salud y bienestar de las comunidades

Nuestra intención es marcar la diferencia en las comunidades por medio de la aportación económica, la inversión, los programas de formación y los marcos de colaboración.

Nuestra intención es marcar la diferencia en las comunidades por medio de la aportación económica, la inversión, los programas de formación y los marcos de colaboración. En 2014, invertimos más de 200 millones de libras en comunidades de todo el mundo.

Descubra más sobre nuestros programas

En todo el mundo, invertimos en programas destinados a ampliar el acceso a la salud y el bienestar, y a mejorar las perspectivas de comunidades enteras. En los países menos desarrollados, reinvertimos un 20% de todos nuestros beneficios en crear infraestructuras de salud. Para aprovechar al máximo los beneficios de nuestra inversión en las comunidades, trabajamos en colaboración con ONGs y seleccionamos proyectos que nos permitan utilizar nuestra experiencia y recursos. Además de beneficiar a las comunidades, esta inversión fortalece nuestro negocio mejorando nuestra reputación, motivando a los empleados y ayudándonos a forjar relaciones con una larga lista de organizaciones.

Nuestra filosofía se enfoca dirigir nuestro apoyo a determinados programas de salud y de educación que sean innovadores, sostenibles y que puedan generar resultados tangibles. Los programas a los que proporcionamos apoyo comparten nuestra visión de mejorar la atención de salud y, en los casos en que es posible, ofrecen a los empleados de GSK la oportunidad de ayudar a aquellas comunidades en las que operamos.

Ayuda humanitaria

Nuestros fármacos pueden desempeñar un papel esencial en las iniciativas de ayuda humanitaria en zonas de desastre. Trabajamos en colaboración con organizaciones benéficas y sin ánimo de lucro en momentos de emergencia para donar nuestros productos donde son necesarios (conforme a las directrices de la Organización Mundial de la Salud). El nuestro es un enfoque no partidista, y garantizamos una postura neutral en cuanto a proporcionar apoyo para las distintas necesidades.

La cantidad de productos donados depende de la demanda. En 2013, apoyamos iniciativas de ayuda humanitaria en 87 países, y respondimos a diez grandes desastres por medio de donaciones de fármacos. Esto incluyó el suministro de antibióticos y fármacos básicos a aquellas zonas afectadas por conflictos y desastres naturales, como en el caso del terremoto de Pakistán.

GSK también respondió al tifón de Filipinas realizando donaciones de medicamentos por valor de 1,8 millones de dólares, una donación en efectivo de 279.000 de dólares y la labor voluntaria de su personal en ayuda de las comunidades afectadas.

Si bien la mayor parte de la ayuda se envía a países en desarrollo, el pasado año también ayudamos a las poblaciones que se habían visto afectadas por el tornado de Oklahoma y por los incendios forestales de Estados Unidos.