Acceso a la atención sanitaria

Buscamos activamente nuevas formas de proporcionar atención de salud y de hacer que nuestros productos sean más accesibles y asequibles para las personas que los necesitan, con independencia de dónde vivan.

Las comunidades saludables son la base de las sociedades fuertes y sostenibles. Sin embargo, aún hay millones de personas que no pueden acceder a la atención de salud más básica. Nosotros queremos cambiar esta situación. Así, nos servimos de nuestra experiencia científica y alcance mundial para desarrollar y crear productos para las personas que los necesiten, independientemente de dónde vivan.

Índice de Acceso a los Medicamentos

En reconocimiento a nuestros logros en materia de mejora de atención médica, hemos ocupado de forma continuada el primer puesto del Índice de Acceso a los Medicamentos (ATM, por sus siglas en inglés) desde su creación en 2008. El índice, que se publica cada dos años, proporciona una valoración independiente de los esfuerzos realizados por las empresas farmacéuticas para mejorar el acceso a los medicamentos. Nuestra reciente clasificación en el primer puesto del índice de 2014 refleja nuestro compromiso a largo plazo de mejorar el acceso a la atención de salud en todos los lugares del mundo.

Esta clasificación de GSK es un magnífico reconocimiento a nuestro compromiso continuado de contribuir a mejorar el acceso a la atención de salud día a día

Sir Andrew Witty, CEO, GSK

Justin Forsyth, CEO de Save the Children - organización con la que GSK mantiene un acuerdo de colaboración de cinco años - comentó:

“Estamos encantados de que GSK, que nos ayuda a salvar las vidas de un millón de niños, se sitúe a la cabeza de este índice. Estudiar el modo de garantizar el acceso a los medicamentos a los niños más vulnerables del mundo es un objetivo primordial para GSK y una de las prioridades clave de nuestra colaboración. Ya sea por medio de la formación del personal de la salud, de la promoción de sistemas de cobertura de salud universal o del desarrollo de nuevos fármacos idóneos para uso infantil, esperamos que nuestra labor conjunta siga teniendo un efecto transformador en las vidas de los niños de todo el mundo”.

Mejorando el acceso a los medicamentos y vacunas

Queremos que nuestros medicamentos y vacunas sean accesibles a todos los que las necesitan, no importa dónde vivan o cuánto puedan permitirse. La fijación de precios flexibles para nuestros fármacos y vacunas, en función de la riqueza de cada país y de su poder adquisitivo, genera valor para los pacientes y para la Sociedad.

No existen soluciones sencillas en lo que se refiere a la provisión de una asistencia de salud sostenible en los países en desarrollo. Son muchas las personas que no disponen de comida suficiente o de acceso a agua potable, y eso sin mencionar el acceso a hospitales o clínicas donde se les proporcione asistencia y tratamientos profesionales.

Nuestra unidad de negocio dedicada a África y los países en desarrollo, que abarca a 50 países e incluye el África Subsahariana, pretende vender grandes volúmenes de medicamentos con el fin de poder mantener precios más bajos. En los países más pobres, los precios de nuestros fármacos patentados no superan en ningún caso el 25% de su precio en los países desarrollados. Los límites de precios se aplican a las marcas destinadas a tratar enfermedades no contagiosas, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, así como enfermedades infecciosas como la malaria.

Ser flexibles en nuestros precios puede ayudarnos a hacer crecer nuestra empresa a través de los mercados emergentes, aumentando el volumen general de productos que vendemos. No obstante, nuestra capacidad de ofrecer precios no lucrativos o altamente preferentes en los países más pobres del mundo solo es posible si podemos continuar obteniendo una rentabilidad adecuada con la venta de nuestros fármacos y vacunas en mercados más prósperos.

Esto supone un desafío aún mayor en entornos económicos inciertos en los que las medidas de los gobiernos están orientadas a contener el gasto de la salud. Somos conscientes de este desafío y actualmente colaboramos con gobiernos europeos y de Estados Unidos para encontrar soluciones. Nuestra intención es fijar precios justos para los medicamentos en estos países, y a niveles que reflejen su valor para los pacientes y pagadores.

Innovación en nuestros laboratorios

Descubrir y desarrollar nuevos fármacos y vacunas requiere una enorme inversión, lleva mucho tiempo y está sujeta a elevadas tasas de fracaso. Por este motivo, si queremos seguir descubriendo nuevos productos y haciéndolos llegar a las personas que los necesitan con la mayor rapidez posible, debemos cuestionar constantemente nuestra forma de hacer las cosas en nuestros laboratorios.

Somos conscientes de que no podremos descubrirlo todo dentro de nuestros propios laboratorios, especialmente cuando se trata de enfermedades que afectan de manera desproporcionada a los países más pobres. Por este motivo, promovemos la innovación buscando fuera de nuestros propios laboratorios y permitiendo el acceso abierto a nuestra experiencia, instalaciones y propiedad intelectual.

Junto a nuestros socios de "PATH Malaria Vaccine Initiative", estamos desarrollando una posible vacuna contra la malaria.

Colaboraciones

Mediante la colaboración con organizaciones no gubernamentales (ONGs), gobiernos, instituciones académicas y otras empresas, podemos conseguir más para los pacientes que actuando solos.

Global Alliance for Vaccines (GAVI) apoya a los países con un PIB per cápita inferior a 1.570 dólares. A medida que estos países se desarrollan y superan ese umbral, dejan de recibir la ayuda de GAVI. Nos hemos comprometido a congelar los precios de nuestras vacunas en los países que quedan excluidos del programa durante diez años con el fin de ayudarles a mantener sus objetivos de inmunización en el periodo de transición.

Además, vamos a suministrar a GAVI más de 850 millones de dosis de vacunas con el fin de inmunizar a 300 millones de niños de los países en desarrollo para 2024.

Pero también queremos ayudar a mejorar la salud más allá de nuestros productos, actuando como catalizadores del cambio. Por este motivo, reinvertimos un 20% de nuestros beneficios procedentes de los países menos desarrollados en reforzar sus sistemas de la salud, principalmente mediante la formación del personal de la salud de tres grandes ONGs: Amref Health África, CARE International y Save the Children. Juntos, hasta la fecha hemos formado a 25.000 trabajadores de la salud de primera línea en 34 países y llegado a más de 6,5 millones de personas.

Además, en 2013, cerramos un innovador acuerdo de colaboración de cinco años de duración con Save the Children para ayudar a salvar las vidas de 1 millón de niños. Combinando nuestra experiencia, recursos y capacidades, ayudaremos a llevar fármacos y vacunas muy necesarias a algunos de los niños más pobres del mundo, a formar a miles de trabajadores de la salud y a desarrollar fármacos idóneos para uso infantil. En nuestra unidad de Investigación y Desarrollo materna y neonatal, los científicos están desarrollando una versión en gel del enjuague bucal Corsodyl para ayudar a prevenir la sepsis en bebés recién nacidos.